Por que “valorizar” a Sul-Americana?!